Beneficios de la cerveza

     

Se le llama cerveza a una bebida alcohólica no destilada, que se elabora a partir de granos de cebada germinados (o de otros cereales), que son fermentados en agua junto con levadura y que suele ser aromatizada con lúpulo (una planta perteneciente a la familia de las cannabáceas), y en ocasiones aromatizada con otras plantas. Se trata de una bebida milenaria cuya elaboración ya se practicaba en tiempos antiguos, por civilizaciones como la civilización elamita (en el actual Irak), la civilización egipcia (en Egipto), y la sumeria (también en el actual Irak), siendo que se puede datar su fabricación y consumo, al menos desde 3500 años antes de cristo, aunque algunas investigaciones apuntan a que su fabricación se hiso a la par que la elaboración del pan, siendo posiblemente de una antigüedad que oscile los 10000 años. Se destaca que varias tradiciones y mitos giran alrededor de la creación de la cerveza dentro de diferentes culturas.

Campo de cebada.

El principal elemento del cual se fabrica la cerveza es la cebada. Es de la cebada de donde toma gran parte de sus propiedades beneficiosas para la salud.

Existen varios tipos de cerveza, que dependen tanto del tipo de grano con el cual se elaboren (cebada, trigo, centeno u otro), así como de los procesos que convierten el grano (casi siempre cebada), en malta, es decir, el proceso de germinado y secado que soporta el grano con el cual se elaborará la cerveza. Su elaboración se realiza por medio de la fermentación de la cebada en agua, y lúpulo, existiendo variantes y recetas diversas, tanto tradicionales como industriales, para la elaboración de esta bebida, pudiéndose clasificar en cervezas claras y obscuras en diferentes niveles, así como las combinaciones de cereales que pudieran existir, de lúpulo u otros ingredientes y los distintos procesos de elaboración como el artesanal y el industrial.

Planta de lúpulo

La cerveza suele ser aromatizada con lúpulo.

Antiguamente las variedades de cervezas eran más espesas que las actuales, siendo más nutritivas que las de hoy en día. Lo que gran parte de los pueblos antiguos ingerían como cerveza, se podría tomar como una especie de “pan líquido”, por su espesor y alto contenido de “sustancia” de los cereales que la componían.

Ha sido un alimento común a varias culturas a través de los siglos, siendo una bebida que si bien es alcohólica, su graduación de alcohol es muy baja.

Se trata de una bebida que nos proporciona varios beneficios, gracias a las diversas sustancias que la componen.

Tarro de cerveza

La cerveza es una bebida alcohólica que posee varias propiedades benéficas, además de un sabor agradable.

Beneficios del consumo de cerveza:

La cerveza aporta vitaminas

Al estar hecha a base de cebada, nos proporciona vitaminas tales como la vitamina A (retinol), vitaminas del complejo B como la B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), y vitamina B6, así también aporta importantes cantidades de vitaminas C y E, siendo que un litro de cerveza puede aportar una buena parte de las vitaminas necesarias para el funcionamiento óptimo diario del organismo.

Cerveza con espuma

La cerveza es una bebida que proporciona una impresionante cantidad de nutrientes, en especial las cervezas tradicionales espesas, siendo que en la antigüedad, se le denomino como un “pan líquido”.

La cerveza ayuda al sistema inmune

Gracias a que proporciona importantes cantidades de vitaminas A, C y E, que son necesarias para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, es bueno consumir algo de cerveza (en especial las cervezas tradicionales y las espesas).

Botella de cerveza y tarro

Un vaso (o tarro), de cerveza durante la comida es un aperitivo muy saludable (sin abusar de la bebida).

Previene el envejecimiento

La cerveza cuenta con varios antioxidantes que nos ayudan a retrasar los efectos del envejecimiento celular, ya que posee importantes cantidades de vitaminas A, C y E, que son anti oxidantes, así como flavonoides que son otras sustancias antioxidantes.

La cerveza tiene efectos benéficos en la salud

Su consumo (moderado pero continuo), ayuda a prevenir algunas enfermedades, según algunos estudios el consumo frecuente de cerveza (tomada moderadamente), mejora el estado de los vasos sanguíneos, haciendo que las arterias sean más flexibles, así como aumentando el flujo de sangre. Además de lo anterior, contiene lipoproteínas que nos ayudan a la eliminación del colesterol presente en las arterias.

La cerveza beneficia al sistema nervioso

Ayuda a ciertos desórdenes neurológicos como el alzhéimer, ya que la cerveza contiene silicio, que es un mineral que interacciona dentro del organismo con el aluminio, que produce algunos efectos neurotóxicos que se relacionan con el alzhéimer y otros trastornos neuronales como la demencia senil y otros trastornos degenerativos del tipo neuronal. Proporciona además otras sustancias benéficas para el sistema nervioso, como es el caso de la Colina, que se encuentra presente en la levadura de la cerveza, y que esta sustancia actúa como un neurotransmisor, beneficiando al sistema nervioso y las funciones cerebrales. Otra de las cualidades que nos brinda la cerveza respecto al sistema nervioso, es gracias a que contiene ácido fólico (vitamina B9), que es imprescindible para el buen funcionamiento neuronal.

Beneficia a los huesos

Contiene minerales como silicio, magnesio y calcio, provenientes de los granos de cebada de que está formada, lo que contribuye al mantenimiento y buen funcionamiento del sistema musculo esquelético.

La cerveza posee efectos diuréticos

El consumo continuo de esta bebida, produce un incremento de la cantidad de orina que se forma en los riñones, obteniéndose una diuresis de la misma, así también sucede esto gracias a la pequeña cantidad de potasio y de alcohol que posee, que es también una sustancia diurética. Esto ayuda a fomentar la limpieza de los riñones y otros órganos siendo una bebida que ayuda a la depuración del organismo.

Cerveza en mano

El consumo de cerveza regular (pero no en demasía), es benéfico como diurético así como para mejorar la digestión.

La cerveza contribuye a la desintoxicación

Posee cualidades desintoxicantes tanto en el aparato digestivo como en el hígado, gracias a que posee levaduras (levadura de cerveza), que contribuye normalizando la flora intestinal, lo que permite la reducción de toxinas en el intestino, así como gracias a que la levadura de la cerveza posee cisteína, que interviene en la eliminación de metales pesados presentes en el hígado, riñones y otros órganos, como por ejemplo cadmio y plomo).

Esta información es de carácter informativo.

Citado APA: (A. . Beneficios de la cerveza. Revista BeneficiosDe. Obtenido 11, 2019, de https://beneficiosde.net/beneficios-de-la-cerveza/ )

Se el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.